Noticias


Bookmark and Share

Los pastores hispanohablantes estudian cerca de casa para obtener sus licenciaturas

Historia Por Taashi Rowe
Publicado el 26 de septiembre de 2011


Después de explicarle un asunto a su estudiante Luis Estrada (derecha), Ricardo Norton, D.Min., extrecha su mano.    

“Bautizamos cuarenta y dos mil hispanos el año pasado, lo que representa alrededor de un tercio de todos los bautismos en la División Norteamericana”, comunica Ricardo Norton, D.Min., director del Instituto de Ministerio Hispano de la Universidad de Andrews (Mich.). Norton se encuentra sentado frente a una clase en la sede de la Unión de Columbia en Columbia, Md., la cual acaba de tratar los detalles del desarrollo y la implementación de los ministerios de los grupos pequeños.
Ante él están veintinueve estudiantes hispanohablantes—la mayoría pastores de iglesias en la Unión, quienes concluyen una clase para obtener su maestría en el ministerio pastoral.

“Este programa prepara a nuestros pastores para ser mejores profesionales”, explica Norton señalando hacia la clase.  Él coordina este programa por medio del seminario teológico adventista del séptimo día en la Universidad de Andrews. “El cristianismo está enfrentando nuevos desafíos, nuevos problemas sociales, y nuevas cosmovisiones que militan contra el cristianismo. Estos cursos los preparan para enfrentar esos desafíos”.

El programa de 48-horas clases cubre teología, historia de la iglesia adventista, misión, profecía, y teología práctica. También tiene dos beneficios añadidos: se provee en español y permite que los pastores aprendan mientras siguen ministrando activamente en sus iglesias locales.

“Vivo como a una hora y cuarenta minutos de la Unión de Columbia, así que podemos viajar en nuestros automóviles y estar con nuestras familias de nuevo cada día”, comparte Rabiel Torres, miembro de la iglesia hispana de Rehoboth en la Asociación del Este de Allegany (AEA), en Reading, Pa. “Agradezco en verdad que esto se lleva a cabo cerca de casa. Nos permite realizar el trabajo con la gente mientras ministramos. Si nos fuésemos a Andrews, nuestro trabajo tendría que esperar hasta que regresásemos.”

La Unión de Columbia, la Unión del Sureste, la Unión del Atlántico y la Unión del Lago patrocinan el programa, lo que permite que los estudiantes tomen las clases en las oficinas de sus Uniones. Los que elijan, pueden tomar clases en otras Uniones.  En este programa de cinco años, los participantes pueden obtener nueve horas crédito cada año, al tomar tres cursos de una semana en el año.

Olives Villamizar, que tiene ya una diplomatura, es pastor de tres iglesias en la Asociación de Potomac y dice que ha cosechado los beneficios de avanzar en su educación. “Lo que aprendí aquí me ha ayudado a plantar una iglesia nueva en Woodbridge, Va., y eso ha sido una bendición”, dice él. “Este es mi segundo año en el programa. Con la ayuda de Dios, adquiriré más herramientas para ayudar en la obra para el Señor”.

La mayoría de los participantes en este programa son pastores de tiempo completo, sin embargo, el programa también se ofrece a líderes laicos destacados recomendados por sus pastores y oficiales de la Asociación. Esto explica la participación de Torres. Él es director de los ministerios laicos en la zona Penniel de AEA, y tiene una diplomatura en psicología. Se entusiasmó particularmente con la clase de los grupos pequeños.

“Este curso nos enseñó cómo implementar los grupos pequeños de manera integral en la iglesia”, dice él. “Me va a ayudar mucho. Aprendí cómo trabajar con diferentes personas, integrarlas en un grupo, y también aprender de ellas”.

Luis Estrada, pastor de la Iglesia Hispana Emanuel de AEA en Mount Ranier, Md., está por terminar su primera semana en el programa, pero le queda bastante todavía. Aún así, está entusiasmado. “Esta es una de las cosas más importantes que puedo hacer para servir a Dios: poner al día mi educación”.

El primer grupo de participantes en este programa contempla graduación en el 2013. Por ahora, su aprendizaje no se limita a intensivas de una semana, tienen papeles que presentar, libros que leer, e iglesias que dirigir.



Olives Villamizar, pastor de tres iglesias en la Asociación del Potomac en  Woodbridge, Va., plantó una iglesia como resultado de su participación en este programa.  


Leandro Pérez, Luis Estrada, Rabiel Torres y Roberto Reyes-Pérez, todos de la Asociación del Este de Allegany, se unieron recientemente al programa.    

Ricardo Norton, D.Min., director del Instituto de Ministerio Hispano de la Universidad de Andrews, habla con Rubén Ramos (derecha), asistente al presidente para ministerios multilingües en la Unión de Columbia.