Noticias


Bookmark and Share

Las iglesias del este de Allegany celebran un día de hermandad

Historia por Taashi Rowe
Publicada el 5 de octubre de 2011


Después de explicarle un asunto a su estudiante Luis Estrada (derecha), Ricardo Norton, D.Min., extrecha su mano.    

Si hay algo que los casi 800 miembros hispanohablantes de la Asociación del Este de Allegany se llevaron el último día de la hermandad, fue el comprender que la segunda venida de Cristo está cada vez más cerca. “¡Despertad! Despertad!”, instó Ramón Escalante una mañana durante el seminario sobre evangelismo. Como coordinador del concilio hispano de iglesias de la Asociación, Escalante y su oficina organiza este evento cada año. Miembros de Delaware, Maryland, Virginia, y Pennsylvania llegaron al evento que se celebró en Cambridge, Md.

Bajo el tema “Reaviviamento, Reforma, y Renovación”—que comprende el tema de la Iglesia Adventista del Séptimo Día mundial—se dio oportunidad para el compañerismo y para aprender.

“Jesús viene”, resaltó Escalante. “¿Qué estás haciendo por Él? Mucha de nuestra gente está trabajando, pero necesitamos un reavivamiento mayor. Deseamos que el ciento por ciento de nuestros hermanos trabaje para el Señor. Es una gran oportunidad y privilegio para el servicio”.

El orador principal Matías Solis, un pastor de Puerto Rico, continúo bajo el mismo tema de la segunda venida.  Mencionó que mientras las fuerzas del enemigo hacen todo lo posible por hacer caer al pueblo de Dios, el cielo aumenta su actividad para combatir esos esfuerzos. “El pacto de Dios con nosotros es más significativo hoy que antes, y Él nos ayudará a cumplir con nuestro cometido”, dijo Solis.

El día de la hermandad continuó con catorce bautismos, más seminarios sobre liderazgo, un tiempo de oración y unción, y un programa de reconocimiento a los líderes laicos destacados. Los participantes acordaron plantar diez congregaciones nuevas el próximo año, y muchos de ellos asistirán a la nueva escuela de teología para el discipulado donde se prepararán para alcanzar mejor a las personas para Cristo.