Noticias


Bookmark and Share

La feligresía de Ohio eleva cuarenta días de oración intercesora

Historia por el personal de Visitor Publicada el 8 de diciembre de 2011


El Pastor Oswaldo Magaña, coordinador de ministerios hispanos y secretario ministerial de la Asociación de Ohio, dice que el programa de oración de cuarenta días, es simplemente el comienzo para la feligresía hispana de la Asociación

¿Que ocurre cuando ciento setenta feligreses hispanohablantes de toda la Asociación de Ohio se comprometen pasar la primera hora de cada mañana con Cristo durante cuarenta días? La experiencia se convierte en una bendición maravillosa para toda la Asociación, dice el Pastor Oswaldo Magaña, coordinador hispano y secretario ministerial de la Asociación.

Los participantes de este plan de oración de cuarenta días, recibieron preparación durante ocho horas, y luego leyeron y meditaron diariamente en las promesas bíblicas y sus pasajes favoritos de la Escritura, y en otros materiales de meditación, y después oraron por diez personas de fuera y dentro de la iglesia. Los feligreses  también les informaron a sus amistades que se intercedía por ellos.

Después de participar en el programa durante cuarenta días, los participantes se reunieron en un servicio especial en sábado, e invitaron a los que estaban en sus listas de oración. “Hemos oído muchas y muchas experiencias maravillosas de la manera en que el Señor ha estado obrando en las vidas de las personas por quienes han orado nuestros feligreses”, dijo Magaña.

William Rodríguez, pastor de cinco iglesias en el noreste de Ohio concordó diciendo:  “Además de los testimonios que los participantes compartieron cómo Dios ha bendecido sus vidas por medio de este programa, uno de los amigos por el que muchos estaban orando, decidió bautizarse en diciembre. Y una pareja joven decidió casarse en la primavera y después bautizarse”. Añadió, que después que tres miembros de la iglesia Lorain completaran el plan, nueve feligreses y amigos decidieron comenzar también el plan.

Los participantes de este programa, que se originó en Centroamérica, están ahora continuando con la segunda parte del programa, lo que envuelve ciento ochenta mañanas de oración.

“Esto es solamente el comienzo”, dijo Magaña. “Esto era para mostrarles a los miembros una nueva manera de vivir en Cristo. Cada uno aprendió que lo primero que deben hacer cada mañana antes de comenzar cualquier actividad, es pasar una hora con el Señor”.




El Pastor William Rodríguez dice que la feligresía de sus cinco iglesias en el noreste de Ohio están entusiasmados con la oración.