Noticias

Bienvenido a la presencia de la Unión de Columbia de los Adventistas del Séptimo Día en el internet. Desde nuestra sede en Columbia, Md., trabajamos para avanzar y ejecutar la misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el centro de los Estados Unidos--preparar a un pueblo para el pronto regreso de Cristo.
 
En esta página compartimos historias emocionantes de cómo Dios está obrando en las iglesias hispano hablantes. ¡Necesitamos su ayuda en mantener actualizada esta página! Le invitamos a enviarnos sus historias y noticias en inglés y español a Visitor@columbiaunion.net.  
Bookmark and Share

La lluvia es parte del paquete
Y siete cosas que aprendí en el Camporee de Columbia Union

Historia por Taashi Rowe
Publicado 8/20/12

1. La lluvia es parte del paquete.  Llovió el jueves, llovió el viernes y llovió el sábado, aunque ya no tanto. Aunque me resistía a conducir y caminar entre el lodo y a correr para protegerme de los intermitentes aguaceros, a la mayoría de los Conquistadores  no les importaba el mal clima. La lluvia es parte del paquete, decían mientras tomaban sus impermeables, paraguas y otras prendas protectoras. Según Harriett Ponder, una miembro de los Seahawks [halcones de mar] de Seabrook en Potomac Conference en Lanham, Md., ¡los Conquistadores aprenden a "salir adelante ya sea bajo la lluvia, la nieve o el frío!".
Y vaya que salieron adelante. Algunos de los 1,600 Conquistadores enfrentaron valientemente al clima durante el Camporee de Columbia Union Conference "Choose Without Compromise” [“Elige no ceder"] que se llevó a cabo en Camp Mohaven en Danville, Ohio.

2. La ayuda está solo a una carpa de distancia. Después de una noche de torrenciales aguaceros y fuertes vientos, los miembros del club Central Spanish Conquistadores, un club de Conquistadores conformado por tres iglesias de Chesapeake Conference en Maryland, se despertaron solo para encontrar que su pabellón había sido destruido y que todo lo que tenían estaba empapado. "Nos hubiéramos desanimado pero los Waldorf Wildcats [gatos salvajes de Waldorf] nos rescataron y nos dieron un nuevo pabellón, mientras que otros se acercaron a armarlo", dijo Lourdes Alvarenga, miembro de la iglesia de Washington-Spencerville Spanish  en Ashton, Md. “Luego, fuimos bendecidos por los Conquistadores de Hagerstown que nos compartieron su desayuno”.

3. ¡Es divertido, haces muchos amigos y aprendes un montón! Los Conquistadores realmente disfrutan los campamentos, nadar, ganar honores y hacer amigos. Durante los cuatro días del programa los asistentes podían trabajar en 40 especialidades, incluyendo arena, nudos, historia del adventismo y el súper popular teñido anudado.

4. Los Conquistadores no son solamente para los adventistas. John Garrett y su hija Shannon se sienten en casa a pesar de que asisten a una iglesia dominical. Cuando sus hijas hicieron amigas en la iglesia de Chesapeake de Atholton Conference en Columbia, Md., él pensó en visitar el club Faith Blazers [fe resplandeciente]. Así descubrió que "mis hijas estaban recibiendo una mejor educación cristiana que en nuestra propia iglesia". La mayoría de los niños del Club de Conquistadores Crusaders  [defensores] de Akron en Ohio Conference en Ohio, no son miembros de iglesia. "No sabemos por qué les gusta pasarla junto a un montón de viejos de entre cincuenta y sesenta años de edad, pero los amamos y ellos a nosotros", nos dice Mark Sarokes, uno de los consejeros del club.



5. Es un asunto de familia. Sebastián Harris, de dieciséis años y Alexander Azambuja, de diecisiete, miembros de los Hummingbirds [colibríes] de la iglesia de Easton de Pennsylvania Conference, dicen que sus consejeros han impactado sus vidas. "Los consejeros lloran con nosotros, nos dan de comer, pasan por nosotros a casa, juegan y bromean con nosotros", dicen. Y aunque Azambuja va en camino a la universidad, siempre será miembro de este club, porque "uno no puede dejar a la familia".

6. Una vez que uno se hace un Conquistador, uno nunca deja de serlo. Marie Grant, una miembro de la iglesia de Glenville, de Allegheny West Conference en Cleveland, se unió a los Conquistadores hace sesenta y dos años, cuando a los diez años de edad crecía en Trinidad. Desde entonces toda su familia se ha unido a la iglesia y todos sus hijos son Conquistadores también. E.W. y Zelda Bailey, miembros de la iglesia Allegheny West en Middletown, Ohio, tienen ahora unos ochenta años de edad. Recién se jubilaron este año después de servir como líderes de los Conquistadores durante aproximadamente cuarenta y ocho años.

7. Uno se acerca más a Dios. Un Sábado, cuando el conferenciante José H. Cortés, Jr., director de Ministerios Juveniles de Atlantic Union Conference, hacía el llamado de "Elige no ceder” a los Conquistadores, docenas pasaron adelante para ser bautizados. Jonathan Dale, director de los Warriors [guerreros] de la iglesia Summerville de Mountain View Conference, comenta que los sermones impresionaron a sus tres hijos. “Micah, mi hijo de seis años me tomó de la mano y me dijo: ‘Papi, quiero ser bautizado’", nos dijo. "Vi en derredor nuestro y me di cuenta que de pronto Nathan y Zachary también estaban de pie a mi lado. No sé si ellos saben qué es lo que esto significa, pero esa fue la primera vez en sus vidas que pasaban al frente de esta manera".

NORMAS Y PÓLITICA PARA LOS COMENTARIOS: Columbia Union Visitor fomenta la conversación de calidad e invita sus comentarios. Todos los comentarios están sujetos a aprobación. Por favor limite sus comentarios a quinientas palabras o menos.

Únase al diálogo:

There are no comments.

Anonymous