Noticias

Bienvenido a la presencia de la Unión de Columbia de los Adventistas del Séptimo Día en el internet. Desde nuestra sede en Columbia, Md., trabajamos para avanzar y ejecutar la misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el centro de los Estados Unidos--preparar a un pueblo para el pronto regreso de Cristo.
 
En esta página compartimos historias emocionantes de cómo Dios está obrando en las iglesias hispano hablantes. ¡Necesitamos su ayuda en mantener actualizada esta página! Le invitamos a enviarnos sus historias y noticias en inglés y español a Visitor@columbiaunion.net.  
Bookmark and Share

Los jóvenes hispanos de Mount Vernon “despiertan” sus talentos para el ministerio

Historia y fotos por Taashi Rowe
Publicada el 6 de marzo de 2012


María Galeas canta, y anima a los oyentes a alabar a Dios en cualquier situación.

“Dios está realmente bendiciendo”, comparte Víctor Martínez, el ex director de jóvenes de la iglesia hispana Mount Vernon, en Alexandria, Va.  Según Martínez, la bendición es que esta iglesia de la Asociación del Potomac, que tiene unos cuarenta a cincuenta feligreses activos, regularmente atrae a unos noventa jóvenes a sus servicios vespertinos mensuales los viernes de noche, en la localidad de 2001 Sherwood Hall Lane.  

Hace un año no había este servicio. “Nos dimos cuenta que nuestros jóvenes no tenían una manera de disfrutar el sábado”, recuerda Martínez. “Muchas veces salían con sus amistades no cristianas y participaban en actividades no cristianas”.

Esto le preocupó a Martínez y a los otros líderes juveniles, así que comenzaron a orar.  Luego, comenzaron a realizar un servicio vespertino tradicional, que con el tiempo se transformó en lo que hoy se conoce como Awakening (despertar), que es cualquier cosa menos una adoración tradicional. Los participantes ahora dicen que este servicio se ha convertido en un refugio y les permite usar sus talentos para adorar a Dios. Cada mes, los jóvenes vienen desde tan lejos como Stafford, Va., al sur, y tan lejos como Germantown, Md., al norte, para compartir sus cantos originales, poemas, y actuaciones dramáticas.

Awakening también tiene otro aspecto—aunque está dirigido a los jóvenes hispanos, el servicio se realiza en inglés, haciendo que la segunda generación hispana traiga a sus amigos de habla inglesa. “Creo que por eso los jóvenes llegan de todas partes. También han venido no cristianos y lo han disfrutado”, dice Martínez.

María Galeas, de veinte años, es estudiante y feligrés de la iglesia Spencerville en la Asociación de Chesapeake, en Silver Spring, Md. Ella participó en Awakening por primera vez el mes pasado durante el festival hispano laico de la Asociación, en Ocean City, Md.  Ella está emocionada porque existe este programa para los jóvenes artísticos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, como lo es ella. Galeas, que ya canta en varias iglesias, dice que alabar a Dios a través del canto es parte de su jornada cristiana. “¿Adorar a través del canto? Así es como yo adoro”, dice ella. “Sí, yo podría cantar en la congregación, pero Dios nos dice en su Palabra que debemos usar los talentos que Él nos ha dado”.



Más que entretenimiento

Daniel Cruz, director del ministerio juvenil en Mount Vernon, es otro fundador de Awakening, que puede ejercitar sus talentos de actuación participando en los dramas. Sinceramente dice que Awakening le está ayudando a mantenerse alejado de las calles. “Crecí en la iglesia adventista, pero me aparté un poco”, dijo él. “Me involucré porque deseo trabajar por Dios, alcanzar a los niños y alejarlos [de las calles]”.

Martínez, quien hace poemas y actúa en dramas, dice: “La mayoría de los adultos disfrutan [Awakening]. Y luego están los pocos que piensan que se trata de nosotros querer entretener”.

Sin embargo, para algunos de los participantes de Awakening, el servicio va más allá del entretenimiento. Puede presentar oportunidades para literalmente salvar la vida de alguien. Durante ese fin de semana en Ocean City, Suranny Villamizar, que asiste a la compañía hispana de Culpeper (Va.) y trabaja como enfermera en una unidad para adolescentes, ayudando a jóvenes suicidas y homicidas, escuchó mencionar dos casos de suicidio.  Villamizar dice: “Veo que estos jóvenes necesitan desesperadamente a Jesús”. Una vez en el escenario, Villamizar no cantó, más bien compartió su petición fervorosa para que los jóvenes le entreguen sus corazones a Jesús y lo compartan con sus compañeros que están doliendo.

La música puede ser un bálsamo, y la cantante Lizzie Mejía Trochez, que asiste a la iglesia hispana de Montgomery Village, en Montgomery Village, Md., cantó “Jesús es mi salvavidas”, con las siguientes palabras:

“Cuando no tengo fuerzas, Jesús es el camino, la verdad, y la vida; Él es mi razón de vivir”. Nadie puede saber cómo estas palabras tocarán a un adolescente que sufre.

El ministerio seguirá alcanzando a los jóvenes un viernes de noche al mes. “En verdad alabamos a Dios y somos sinceros en ello”, dice Martínez, ahora miembro en Community Praise Center, en Alexandria. Él y sus colaboradores ya tienen planes de llevar el programa por carretera. El siguiente programa será el viernes 23 de marzo a las 7:00 p.m. Conozca más en facebook.com/creativeworship.